De la opinión y acción Personal e Individual

En estas dos últimas semanas se han dado algunas opiniones ó exposiciones públicas de personas que, por su trabajo diario se van tornando en personalidades, profesionales en su ramo que tienen exposición pública, y por ende tienen que cuidarse de lo que dicen o hacen.
Hoy en día esta situación es muy complicada pues la velocidad de la información corre más rápido de lo que el incidente que la provoque tomó en suceder, entonces un pequeño comentario o acción, provoca una reacción en cadena que nada hoy en día pueda contener; tenemos redes sociales en internet, y muchas personas con acceso que tienen libertad a opinar respecto lo que se les de la gana.
Primero la opinión personal, lo que se habla, lo que se publica, lo que se dice; es un tema muy complicado de analizar. Yo no soy Psicólogo y no pretendo marcar una tendencia, ni mucho menos decir quien está bien o mal; pero si tengo opinión y eso es lo que me propongo a dar como una Realidad Simple.
Entonces si una persona pública dice abiertamente en cualquier medio que llegue a cualquier audiencia algo que ofenda a alguno, puede prenderse un polvorín que será su propio asesino de imagen. Lo mismo sucederá si es con una acción que a alguien le ofenda, y se preste a: también, expresar su opinión sobre lo que la otra persona hizo.
Esto es una cadena que supongo ya debe de haber sido estudiada en la ciencia de la psicología, y me refiero a la necesidad del ser humano en emitir opinión respecto a las cosas, a ser escuchado y a plasmar de una u otra forma su opinión, a lo que todos tenemos derecho y libertad de hacerlo.
De lo anterior entonces nace la capacidad del sujeto sobre el que se opina de asimilar las opiniones de los demás, de pensar su respuesta si es que la quiere dar o simplemente de guardar silencio, esto es toda otra ciencia y es lo que estudian los comunicadores sociales, que decir, qué es lo que la audiencia quiere escuchar, qué es lo políticamente correcto decir, qué es lo mejor para quedar bien con Dios y con el diablo.
Si yo soy figura pública y digo que no me gusta determinado género musical, afectaré a aquellos que si les gusta, pero mi pregunta yace en: ¿No tiene derecho el emisor de la opinión en pensar lo que se le de la gana? ¿Puede una figura pública ejercer su derecho a opinión individual sin necesidad de ser fusilado mediáticamente? La respuesta a esa interrogante según yo es: ¡Si puede! Pero se atiene a las consecuencias porque el ser figura pública lo somete a ese juicio.
Ahora bien si soy figura pública y realizo un acto que no a todos les parece, seré blanco de críticas o comentarios respecto a ese acto per sé, digamos salir en fotos que no representen lo socialmente acostumbrado; pero si yo permití que esas fotos fueran tomadas, ¿no representa ese mi propio derecho a hacer lo que se me de la gana? Si a algunos les gusta y a otros no, será muy problema de ellos. El problema aquí yace en que estas fotos pueden representar algo que realmente cree un conflicto por las acciones que en esas fotos se manifieste, y no la foto en sí, sino que lo que ésta representa; entonces el problema no es la foto, sino que el acto que ésta representa, pues en otra situación cualquiera se puede decir: ¡si soy yo en esa foto, disfrútenla y sepan que es para mí audiencia de mejor criterio! Y con eso calla a cualquiera, pero resulta que el acto de fondo en la foto es el problema, lo que exige explicaciones por parte de la figura pública, entonces como ser humano éticamente responsable me pregunto, ¿para qué jodidos realizo el acto que llevo a esas fotos?
También esta aquel acto que por agallas, desesperación o simple locura se proponga una persona a realizar y ello lo convierta en figura pública, lo que algunos dirían los 2 minutos de fama.
En fin que estresante ser figura pública, tienen que editar sus actos y comentarios para que sean socialmente correctos y en mi opinión eso no es correcto pues cada quien tiene derecho a hacer y decir lo que se le de la gana, si a usted le guste o no también es muy su problema, no de quien lo dijo o hizo; si es algo ilegal, profano o inmoral la persona tendrá sus consecuencias al respecto, pero eso es parte de la responsabilidad de tener derecho a la libertad de expresión y acción.
En Twitter me dijeron: “para ti no hay opiniones estúpidas, solo estúpidas que opinan” aunque sin la coma pero se la pongo porque me choca sin ella.
Y mi respuesta fue: “No! Para mí hay libertad de expresión y estúpidos que les afecta lo que los demás digan” y eso inspiró este post en mi Blog Realidad Simple.

Etiquetas: , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: